Ginger power

Por el título, podría hablaros de las estupendas propiedades del jengibre y contaros lo que me gusta, tengo un bote en casa que compré en iHerb y tiendo a echarlo en todo, en plan obsesión. Ginger everywhere.

Pero no, os voy a contar la historia de una pelirroja fake, que soy yo misma.

La genética no me dio el gusto de ser pelirroja. Tengo un color pelo castaño medio soso y aburrido, con unas cejas algo más oscuras.

La primera vez que me teñí el pelo, si no recuerdo mal, fue con 13 años. Empecé tímidamente con henna y después pasé por muchos colores: chocolate, negro, rojo, pelirrojo, berenjena, rubio… Pero cuando ya tuve la cabeza algo más centrada me dejé de tonterías y me lancé a por el cobrizo. Es un color que te esclaviza y desespera porque cuando consigues el matiz que anhelas, te desaparece en 15 días. Además, yo me lavo el pelo cada mañana. Necesito salir a la calle con el pelo con olor a limpio, si alguna vez no me da tiempo, aunque de aspecto se vea bien, yo me siento súper incómoda.

Tengo la sensación de que el pelirrojo me favorece más que mi propio pelo, lo cual no sé si es cierto.

La realidad es que es un color complicado porque tienes que pensar en combinarlo con tu ropa y tu maquillaje. Al centrarse tanto la atención en el pelo, ya no me veo con colores como la sombra Humid, de la que era fan hace años. No sé si no me veo con esos colores también porque han pasado unos años y no me atrevo con colores como ese o la Deep Truth. Estaba enamorada de esas sombras y en cambio ahora, si tuviese que elegir un solo look para cada día del resto de mi vida sería un delineado clásico negro, pestañas muy cargadas, colorete coral y labios rojos. Demasiado clásico lo sé. Para darle más rotundidad a mi sosería innata os confesaré otra cosa, tampoco me veo ya con purpurina en las uñas, más allá del Ruby Pumps, que es con el color que tengo decidido hacerme la manicura esta tarde. Adictas al maquillaje, ex-lectoras de mis anteriores blogs, estáis a tiempo de hacerme a unfollow porque sé que os he decepcionado (cuánto aborrezco esta palabra por cierto).

Mi color natural de pelo es mucho más combinable, llama menos la atención, pero por qué vamos a pasar desapercibidas por la vida. Soy exagerada, lo sé, pero qué queréis que haga si nací en Bilbao.

Hay algo en mí que no ha cambiado y son mis pequeñas obsesiones. La última, después de hacerme ayer con el bronzer powder de The Body Shop y también esta misma semana con una blazer de H&M que todavía no he recibido, pero estoy deseando estrenar, se trata de dar con el champú de mi vida. Ese champú que no se lleve con su agradable y olorosa espuma mi cobrizos reflejos. Por favor, si vosotras lo habéis encontrado decídmelo, os guardaré el secreto. Creo que empezaré con uno de Paul Mitchell. Lo estaba buscando por diferentes webs de uk, pero no lo enviaban a España. No soy muy amiga de ir a comprar a peluquerías, así que envié un mail a la marca para preguntar por webs españolas, han sido súper atentos y omg! Me van a enviar un par de champús para que pruebe dos de sus líneas!!

Y centrándome un poco en el tema de la entrada de hoy, estos son mis dos aliados para mi look melenil actual:

Ginger power

Herbatint Light Copper Blonde

No es que este tinte me parezca el definitivo ni mucho menos. Llevo unos 4 meses con él. Sí me dura, sí es menos agresivo, sí me sale gratis con las rewards de iHerb…

El contenido es el habitual, dos botes (color y crema reveladora), instrucciones, guantes plasticosos y un sobrecito de suavizante para utilizar después de teñir el pelo.

Herbatint

Me gusta la textura que tiene, digamos que algo gelatinosa, es bastante raro, aunque sinceramente tampoco tengo la sensación de que la aplicación sea más fácil.

Herbatint

Herbatint

Hay algo que no me termina de convencer, le falta fuerza. Así que no tengo claro si volveré a repetir muchas más veces.

Los tintes de Wella (Koleston Perfect) son más vibrantes, no sé si me explico solo con este adjetivo, pero no se me ocurre otro mejor que defina la diferencia que percibo.

Tenía ganas de probar alguna otra marca de peluquería. La que más se escucha siempre que busco info sobre pelirrojos son los de Wella, los he utilizado muchas veces. La duración es muy buena, la cobertura excepcional, siempre me dejaban el pelo uniforme. Además no me parecen especialmente agresivos.

Por otro lado, ando buscando alguna otra marca menos conocida para mí, descubrir algo nuevo. Ya me entendéis ¿verdad? He leído algunas reviews buenas sobre los tintes Igora, pero hay algo que no me convence de ir cambiando de marca de tintes y es que al final el color no es exactamente el mismo y me da miedo que se me quede el pelo a colores. Estoy tratando de dejarme crecer el pelo otra vez, lo cual es muy difícil de conseguir con un pelo teñido, rizado y tan poroso como él mío sin que se convierta en un estropajo. Utilizo varios productos casi diariamente para mantener el pelo hidratado y lo más bonito posible para no tener que cortarlo. La última vez que me lo corté fue en agosto 2014, así que imaginad. Mi propósito es no cortar hasta junio y entonces solo sanear puntas y renovar un poco las capas para que le den más movimiento al pelo.

Si queréis, os puedo hacer una actualización dentro de unos meses de todos los productos que utilizo en el pelo. Si os parece interesante decidme please. La verdad es que soy fiel a varios productos, solo tengo pendiente encontrar un buen champú y un acondicionador, además del tinte. A mi me gustan muchos los videos y reviews de productos capilares.

Phyto Gloss. Tratamiento Express reavivador de color

Este es el otro producto básico para mí y mi pelirrojo fake. La mascarilla que sale junto al tinte en la primera foto, hace como un millón de palabras, si os habéis olvidado o dormido subid un poco hacia arriba y volved.

Para tener un color siempre perfecto, probablemente debería teñirme cada tres semanas, pero el resultado probablemente sería que se me terminaría por desintegrar el pelo. ¿Y no queréis una Estre calva verdad?

Así que opto por utilizar 15 días después de teñirme esta mascarilla con color de Phyto. La verdad es que dí con ella por casualidad. La mascarilla que andaba buscando es una de Revlon, la Nutri Color Creme, pero no la encontré en ninguna tienda de las de artículos de peluquería de Bilbao. Me daba pereza comprarla online, y recordaba haber visto unos botes con color de Phyto en la farmacia donde suelo comprar. Así que allá que fui y había un tono cobrizo.

Recuerdo que pagué unos 18€, pero teniendo en cuenta que la utilizo una vez al mes, con alguna excepción, pues va a ser que me cunde mucho.

La marca recomienda aplicarla con guantes, pero yo que soy muy de vivir al límite me salto este consejo. Aplico unos cinco pumps, reparto bien por el cabello, lo dejo entre 5 o 10 minutos. Aporta mucho brillo y refuerza el tono del cabello. Además es súper hidratante. Vamos que no la cambio por nada, de hecho el de la foto es ya mi segundo bote.

Por cierto, me encanta el packaging porque se aprovecha todo el producto. Si os fijáis en la foto, es de ese tipo de sistemas que según haces pump se va subiendo el culo del bote. Esta descripción me ha quedado un poco rara, lo sé, pero no tengo ni idea de cómo se llama esto técnicamente.

El tema de utilizarla sin guantes, no os asustéis, frotando con las esponja justo después de la aplicación se van los restos que quedan en la piel.

Hace años, recuerdo que recurría al truco de añadir un poco de tinte a mi mascarilla habitual, pero no hay color.

Si no habéis probado esta mascarilla, ¡no sé a qué estáis esperando!

Y nada mejor que un documento gráfico de cómo es mi pelo, foto de ayer mismo:

Ginger powerSí, es un selfie espontáneo con mis inseparables auriculares dándolo todo con mi iTunes xD, pero tampoco todo van a ser fotos estudiadas y con máximo flash y filtro para esconder las imperfecciones naturales de una oiga, que haberlas haylas.

Como nota, añadir que llevo un par de meses tiñéndome también las cejas, aunque no se aprecia mucho, pero sí me han comentado que queda más natural.

Y hasta aquí el testamento de hoy, menos mal que he decidido terminar la entrada hoy Domingo de Resusrreción, porque lo váis a necesitar si es que habéis sido tan valientes de leerla entera.

¿Alguna recomendación para esta pelirroja fake?

E.

Anuncios