¿A la tercera va la vencida?

Dicen que a la tercera va la vencida, yo no estoy muy convencida, pero allá vamos.

Muchos años como blogger, con todo lo que incluye. Momentos de gran convencimiento, decepciones, mucha gente conocida (algunos perdidos por el camino) y amigas que mantengo en mi día a día.

Para los que no me conocéis como Estre, empecé en el mundo blogger con Tips & Confessions después de un tiempo foreando en Vogue Belleza. Por varios motivos, muchos que ya ni recuerdo, decidí cambiar y abandoné este blog por My Beauty Obsessions. El primero desapareció del mundo, el segundo sigue y seguirá abierto por unos meses más, pero me despedí de él en marzo de 2014. Curioso, pero poco más de un año después me decido a abrir este nuevo espacio.

Me cansé, me cansé mucho y de muchas cosas que todas las que me conocéis sabéis, pero supongo que una vez que empiezas te cuesta parar y echaba de menos escribir desde hace un tiempo. Quizás por eso llevo un par de meses escribiendo sobre mis desvaríos en un blog privado. Eso calmó mi ansia por escribir, pero no por compartir. A lo mejor soy una egoblogger en potencia y no me he dado cuenta y si no os tengo a vosotras al otro lado no me siento completamente satisfecha escribiendo. No lo creo, pero es una opción (lo de egoblogger, no el hecho de necesitaros al otro lado, que eso estoy completamente segura de que es así).

Así que aquí estoy, Simplemente Estre. Un lugar donde pretendo hablaros de lo primero que se me ocurra, de ropa, maquillaje, música, libros, de sitios que visitar en Bilbao… Soy aburrida, os lo advierto, luego no me lo echéis en cara. Admito sugerencias, tags, preguntas, lo que se os ocurra.

Esta es una presentación un poco extraña, pero qué sentido tiene decir lo que ya sabéis. Mujer, 32 años, enamorada de su Bilbao, vivo con Zeus (mi gato abuelete de 15 años, a punto de cumplir 16) y paso la mayor parte del tiempo y días en una oficina que poco tiene que ver con el concepto habitual de ese tipo de trabajo. Ex adicta a comprar maquillaje. No soy nadie sin mis pintalabios rojos (aunque he elegido una foto de perfil en la que llevo el Creme Cup, así soy yo, llena de contradicciones).

Me ha llevado unos días pensar el nombre de este mi nuevo blog, así que ahora tengo que desempolvar a mis oxidadas neuronas de su faceta escritora.

¿Quién está por aquí?

No quiero despedirme sin daros las gracias por permanecer a mi lado en Twitter a pesar de mi larga época de ausencia.

E.

Anuncios