Taberna Muga en Bilbao

Si hay algo que me gusta a mí en la vida es salir a tomar algo oiga. Que si un Martini, un vino, unos pintxos, un menú… Con cualquier cosita me conformo, pero conocer sitios nuevos o visitar los que ya conozco y me gustan es puro vicio. Y si es con buena compañía pues nada mejor, porque si no, para que nos vamos a engañar, me quedo en casa, que por algo vivo sola.

El pasado viernes se me cruzó un poco la jornada laboral, así que al terminar me vine a casa, mi amiga saldría más tarde que yo y ya veríamos si quedábamos. Lo que viene a ser un sobre la marcha. Un mantra que últimamente repito en mi vida casi a diario y le estoy cogiendo gusto. Mi yo de hace unos años no se lo habría creído, pero es lo que tienen los momentos catárticos de la vida, que nos cambian.

Total, que solo me hizo falta un whatsapp para salir pitando de casa, estaba hasta calzada:

– “Ahora cojo el metro en Deusto”.

Ni el frío ni la lluvia nos detiene. Salí de casa, me puse un poco de música. Si no recuerdo mal, tenía el cuerpo de escuchar Leiva. Me bajé al Kasko al encuentro de mi amiga, la pobre no os imagináis lo que me soporta.

Llevábamos media semana pensando en los bocatas del Muga, tenéis la carta en su web, por si os pica la curiosidad. Os he dejado link en el nombre del bar. Tuvimos mala suerte y la cocina estaba cerrada, cierran de 16 a 21. Pero con la barra de pintxos nos fue suficiente.

¿Tiene buena pinta verdad?

Taberna Muga

Yo opté por una quiche de puerro y un pintxo de polenta. Lo acompañamos de un vino y para la terraza que nos fuimos.

¿Que llueve? No importa, en Bilbao utilizamos las sombrillas para el sol y para la lluvia, así somos.

Desde la terraza se escuchaba la música, siempre muy recomendable. En este caso sonaban canciones de Little Richard, así que apetecía hasta bailar. Nada como ilustrar con un ejemplo:

Si sois de Bilbao os recomiendo hacer una visita y si venís de turismo os diría que lo incluyeráis en vuestra ruta de pintxos. está junto a la Plaza Unamuno, visita obligada para mi gusto. Podéis subir un poco las escaleras de las Calzadas de Mallona y disfrutar de la panorámica. Hay gente muy diferente y es un buen punto para empezar un paseo por el Kasko, sin olvidarnos la Plaza Nueva y después ir hasta el Mercado de la Ribera, donde también han abierto un bar muy interesante.

Taberna Muga
Calle María Muñoz, 8

E.