Parece que las gordas estamos de moda

Quizás el título pueda parecer algo impactante y a algunas personas ofensivo, pero nada más lejos de la realidad, no hay más que ver que he utilizado la primera persona del plural, vamos que me incluyo en ese grupo que últimamente parece que se ha puesto de moda.

Este es un tema a veces un poco polémico y no sé ni por dónde empezar para decir todo de una forma ordenada, así que ¡allá vamos!

Tengo 32 años y me sobran kilos desde el primer verano que pasé con mi abuela. Prometo que era una niña delgada, pero claro una abuela es una abuela. Cada noche tenía sobre la mesa una montaña de patatas fritas y un huevo, también bien frito (sinceramente no recuerdo incluso si eran dos). Cada mañana, para desayunar, un paquete de medias lunas de Martínez (¿os acordáis de esos bollitos malditos tan ricos?). Yo era un niña educada y me comía todo lo que había en el plato sin control xD

Recuerdo tener una buena panza de niña. Mi madre a veces me tranquilizaba diciendo que eso en cuanto me desarrollase y me hiciese mujer desaparecería. Pero no, ni me crecieron los pechotes ni me desapareció la barriga.

No soy una persona que con los años haya engordado y adelgazado de una forma muy voluble, más bien me he mantenido estable. Gorda pero estable (leáse con tono irónico, al igual que la mayor parte de lo que escribo siempre). Hubo una vez en que pesé 67Kgs (mido algo menos de 1,70 pero no sé cuánto exactamente, cada vez me han dicho una cosa). Pero estaba algo enferma, no vamos a entrar en detalles escabrosos.

No sabría determinar cuál ha sido mi peso más habitual, pero probablemente rondando los 90 Kgs, los he pasado también.

El año pasado me puse a dieta, como no he sido una persona de dietas me fue muy bien y adelgacé 20 Kgs en unos meses. Lo sé, no es sano, pero fue algo controlado, con nutricionista. Creedme si os digo que los trastornos alimentarios me los tomo muy en serio. Hace poco ha hecho un año desde que empecé la dieta (bueno, en realidad ya no hago nada especial). Me he mantenido. Así que os digo que ahora rondo los 75 Kgs, que como calcularéis, pues sigo estando gorda.

Soy una potra con culamen y muslamen, y para que negarlo, me gusta que sea así. Me quitaría un poco de tripa y me apretaría las carnes, pero no me quitaría ni un gramo más de culo. Me planto unos tacones, los vaqueros ultra slim de h&m, una camiseta, un jersey y voy tan feliz por la calle.

¿No os parece que las gordas estamos ahora de moda? Modelos en revistas, blogs, Mango tiene una línea para gordis… Eso sí, hay algo que me alucina de todas las imágenes que veo. Están todas de un prieto que no es normal (a parte de que si lucen culamen lucen pechamen y este no es mi caso) no creo que sea cuestión de gimnasio porque entonces estarían delgadas. Quizás estoy equivocada y el gimnasio me pondría prieta a lo Tara Lynn (¿no me digáis que no es sexy esa mujer?). Abridme los ojos al mundo de las carnes abundantes pero prietas!!

Aunque lo siento, el gimnasio no es un lugar para mí. Lo he intentado, me he apuntado muchas veces, pero la verdad es que no me gusta sudar ni cansarme (solo hay una excepción para esto, pero no la voy a confesar y seguro que me entendéis sin que lo haga). Soy el colmo lo sé. Me he apuntado a pilates, aerobic, cardio, piscina… Lo único que me gustó fue el yoga, estuve unos meses apuntada cuando vivía en Granada y creo que es lo único que volvería a hacer. Bueno, eso y bailar, aunque soy un poco nula y no tengo pareja de baile, así que por el momento no lo veo.

¿Véis? Ya me he despistado. Estábamos en mi culo y en que las gordas estamos de moda ¿verdad?

Hay algo que me pone de muy mala leche. Y eso es las frases como las mujeres de verdad tienen curvas o cuando se habla de modelos delgadas diciendo que necesitan un bocata de chorizo. Pues esto es una soberana tontería. Tengo amigas delgadas y yo creo que no esconden una tercera pierna bajo sus pantalones. Mujeres como tal somos todas y punto. A ver si ahora estar flaca va a convertirse en un estigma. Lo importante es la salud, verse guapa, quererse y punto. Tiene que haber gustos para todo en esta vida. Lo mismo que a algunas les gustan los tíos hinchados de gimnasio y yo huiría como gato del agua.

Por otro lado, veo un poco de hipocresía con el tema de los conceptos de gorda o flaca. Parece que si una persona delgada me llama gorda está completamente fuera de lugar. Pero si una persona gorda insulta a otra por su delgadez es más que aceptable. Yo esto lo veo un poco absurdo y lo digo yo que me han llamado gorda mil veces como os podréis imaginar. He llorado y mucho cuando iba al cole. Pero eso son cosas de la infancia, si no te insultaban por una cosa, era por otra. Y a mí se me juntaba (a parte de los muslos) el hecho de estar gorda con ser empollona. Pero básicamente me importaba un carajo en el fondo. Sí, tenía mis días, pero luego era la primera que vestía como me diera la gana…

Si os apetece echaros unas risas leyendo un blog, os recomiendo pasaros por We Lover Size. Hay un poco de todo, es uno de los que nunca me pierdo. Si no recuerdo mal, lo conocí por un excompañero del curro que me mandó el link de la que sea probablemente su entrada más leída: Pon un empotrador en tu vida. No es que se me estuviera declarando, si no que me dijo que era como escucharnos hablar a una amiga y a mí en la oficina (Sole si me lees no te escandalices).

Y hasta aquí mi reflexión del día, espero que sigáis despiertas.

E.

Anuncios

Taberna Muga en Bilbao

Si hay algo que me gusta a mí en la vida es salir a tomar algo oiga. Que si un Martini, un vino, unos pintxos, un menú… Con cualquier cosita me conformo, pero conocer sitios nuevos o visitar los que ya conozco y me gustan es puro vicio. Y si es con buena compañía pues nada mejor, porque si no, para que nos vamos a engañar, me quedo en casa, que por algo vivo sola.

El pasado viernes se me cruzó un poco la jornada laboral, así que al terminar me vine a casa, mi amiga saldría más tarde que yo y ya veríamos si quedábamos. Lo que viene a ser un sobre la marcha. Un mantra que últimamente repito en mi vida casi a diario y le estoy cogiendo gusto. Mi yo de hace unos años no se lo habría creído, pero es lo que tienen los momentos catárticos de la vida, que nos cambian.

Total, que solo me hizo falta un whatsapp para salir pitando de casa, estaba hasta calzada:

– “Ahora cojo el metro en Deusto”.

Ni el frío ni la lluvia nos detiene. Salí de casa, me puse un poco de música. Si no recuerdo mal, tenía el cuerpo de escuchar Leiva. Me bajé al Kasko al encuentro de mi amiga, la pobre no os imagináis lo que me soporta.

Llevábamos media semana pensando en los bocatas del Muga, tenéis la carta en su web, por si os pica la curiosidad. Os he dejado link en el nombre del bar. Tuvimos mala suerte y la cocina estaba cerrada, cierran de 16 a 21. Pero con la barra de pintxos nos fue suficiente.

¿Tiene buena pinta verdad?

Taberna Muga

Yo opté por una quiche de puerro y un pintxo de polenta. Lo acompañamos de un vino y para la terraza que nos fuimos.

¿Que llueve? No importa, en Bilbao utilizamos las sombrillas para el sol y para la lluvia, así somos.

Desde la terraza se escuchaba la música, siempre muy recomendable. En este caso sonaban canciones de Little Richard, así que apetecía hasta bailar. Nada como ilustrar con un ejemplo:

Si sois de Bilbao os recomiendo hacer una visita y si venís de turismo os diría que lo incluyeráis en vuestra ruta de pintxos. está junto a la Plaza Unamuno, visita obligada para mi gusto. Podéis subir un poco las escaleras de las Calzadas de Mallona y disfrutar de la panorámica. Hay gente muy diferente y es un buen punto para empezar un paseo por el Kasko, sin olvidarnos la Plaza Nueva y después ir hasta el Mercado de la Ribera, donde también han abierto un bar muy interesante.

Taberna Muga
Calle María Muñoz, 8

E.

¿A la tercera va la vencida?

Dicen que a la tercera va la vencida, yo no estoy muy convencida, pero allá vamos.

Muchos años como blogger, con todo lo que incluye. Momentos de gran convencimiento, decepciones, mucha gente conocida (algunos perdidos por el camino) y amigas que mantengo en mi día a día.

Para los que no me conocéis como Estre, empecé en el mundo blogger con Tips & Confessions después de un tiempo foreando en Vogue Belleza. Por varios motivos, muchos que ya ni recuerdo, decidí cambiar y abandoné este blog por My Beauty Obsessions. El primero desapareció del mundo, el segundo sigue y seguirá abierto por unos meses más, pero me despedí de él en marzo de 2014. Curioso, pero poco más de un año después me decido a abrir este nuevo espacio.

Me cansé, me cansé mucho y de muchas cosas que todas las que me conocéis sabéis, pero supongo que una vez que empiezas te cuesta parar y echaba de menos escribir desde hace un tiempo. Quizás por eso llevo un par de meses escribiendo sobre mis desvaríos en un blog privado. Eso calmó mi ansia por escribir, pero no por compartir. A lo mejor soy una egoblogger en potencia y no me he dado cuenta y si no os tengo a vosotras al otro lado no me siento completamente satisfecha escribiendo. No lo creo, pero es una opción (lo de egoblogger, no el hecho de necesitaros al otro lado, que eso estoy completamente segura de que es así).

Así que aquí estoy, Simplemente Estre. Un lugar donde pretendo hablaros de lo primero que se me ocurra, de ropa, maquillaje, música, libros, de sitios que visitar en Bilbao… Soy aburrida, os lo advierto, luego no me lo echéis en cara. Admito sugerencias, tags, preguntas, lo que se os ocurra.

Esta es una presentación un poco extraña, pero qué sentido tiene decir lo que ya sabéis. Mujer, 32 años, enamorada de su Bilbao, vivo con Zeus (mi gato abuelete de 15 años, a punto de cumplir 16) y paso la mayor parte del tiempo y días en una oficina que poco tiene que ver con el concepto habitual de ese tipo de trabajo. Ex adicta a comprar maquillaje. No soy nadie sin mis pintalabios rojos (aunque he elegido una foto de perfil en la que llevo el Creme Cup, así soy yo, llena de contradicciones).

Me ha llevado unos días pensar el nombre de este mi nuevo blog, así que ahora tengo que desempolvar a mis oxidadas neuronas de su faceta escritora.

¿Quién está por aquí?

No quiero despedirme sin daros las gracias por permanecer a mi lado en Twitter a pesar de mi larga época de ausencia.

E.